La otoplastia se realiza para corregir las orejas prominentes o "en soplillo" a una posición más normal (más pegadas a la cabeza), para reducir el tamaño de las orejas grandes, rejuvenecerlas o para corregir asimetrías entre ambas.
Es una intervención solicitada con frecuencia por adolescentes e incluso niños, por los problemas psicológicos y sociales que esta deformidad conlleva.
La disconfort con la imagen de uno mismo puede generar problemas en las relaciones sociales, éste es un claro ejemplo y muestra de ello es que en nuestro ámbito esta cirugía se puede realizar en el sistema sanitario público cuando se trata de niños. A los 4 años de edad los pabellones auriculares ya han crecido casi totalmente, por tanto a partir de esa edad, cuanto antes se resuelva mejor. Muchos pacientes no corrigen esta variación anatómica hasta la edad adulta. Cuando finalmente se operan experimentan un gran cambio en su seguridad y una mejor percepción de su imagen.

  • Planificación y preparación para la Cirugía:

En la primera consulta, se realizará una evaluación del problema y se recomendará la técnica más efectiva para su caso. También se le proporcionarán las instrucciones para prepararse para la cirugía.
No dude en preguntarnos todas las dudas que tenga. Es importante dejar de fumar al menos una o dos semanas antes de la cirugía. Un cumplimiento cuidadoso hará que la cirugía sea realizada en mejores condiciones. Asegúrese, además, de que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa cuando se le dé el alta.

  • Anestesia y Procedimiento Quirúrgico:

La otoplastia se realiza en quirófano, dentro de una clínica u hospital. Normalmente, no es necesario permanecer en la clínica más que unas horas tras la cirugía.

Suele realizarse bajo anestesia local y sedación. El paciente permanece tranquilo, incluso dormido y las orejas están insensibles.
Cuando se trata de niños, sobre todo pequeños, recomendamos anestesia general, en estos casos la colaboración en más difícil y es preferible que estén totalmente dormidos.

La técnica empleada dependerá del problema concreto. Generalmente se realiza una pequeña incisión en la parte posterior de la oreja para ver el cartílago auricular. Después se modifica el cartílago dándole la forma que precisa; se pueden emplear puntos internos para mantener la nueva forma. La mayoría de las veces, aunque solo una oreja parezca anormal, se intervienen las dos para conseguir una mejor simetría.

Incisiones y cicatriz resultante

Los pacientes salen de quirófano con un vendaje que se retirará en los primeros 2 o 3 días.

Cuando la otoplastia es realizada por un cirujano plástico cualificado las complicaciones son infrecuentes y de poca importancia. Sin embargo, como en cualquier otra intervención, existen riesgos propios de una cirugía y complicaciones propias de este procedimiento. Dichas complicaciones ya sean en piel o cartílago son excepcionales. En la consulta recibirán toda la información necesaria.

Una otoplastia dura unas 2 horas.

  • Ingreso hospitalario:

No precisa ingreso. Por lo general los pacientes son dados de alta el mismo día de la intervención.

  • Seguimiento y Recuperación:

Los pacientes serán atendidos las 24 horas del día pudiendo trasmitir sus dudas directamente a su cirujano. Se realizarán revisiones periódicas en consulta. Deberá mantener la cabeza elevada durante unos días después de la cirugía, recomendamos dormir con el cabecero algo elevado la primera noche después de la cirugía.
Las orejas pueden doler un poco los primeros días, pero se alivia fácilmente con medicación. En pocos días se cambia el vendaje por uno más ligero parecido a una cinta deportiva para el pelo.
Las curas no son dolorosas y por lo general empleamos suturas absorbibles con lo que no es necesario retirar puntos.

Preguntas frecuentes: