La liposucción es la técnica empleada para retirar los acúmulos grasos excesivos y rebeldes depositados en diferentes áreas del cuerpo. Al contrario de lo que suele pensarse, la liposucción no es un tratamiento de la obesidad, idealmente se emplea en pacientes con un peso relativamente normal para retirar la grasa localizada en áreas concretas y que es resistente a dietas y ejercicios. Mediante esta técnica se puede aspirar grasa de distintas partes del cuerpo: caderas, muslos, rodillas, tobillos, brazos, abdomen, cara, etc. En algunas ocasiones es complementaria a otras intervenciones (reducción mamaria, abdominoplastia, etc.)
El objetivo de la liposucción es lograr un contorno corporal armonioso y estilizado. El resultado persiste en el tiempo puesto que los acúmulos retirados no vuelven a aparecer.
La liposucción no debe realizarse en pacientes con exceso y flaccidez cutánea, para ellos habrá otras técnicas alternativas.
Tradicionalmente la grasa extraída era desechada, actualmente tenemos la posibilidad de autotrasplantar dicha grasa a otras zonas de cuerpo (cara, glúteos, mamas) para aumentar el volumen y mejorar el contorno en dichas áreas. Véase Relleno con grasa (Lipofiling).

  • Planificación y preparación para la Cirugía:

Desde la primera consulta una buena comunicación y un ambiente de confianza son fundamentales para que los pacientes expresen sus deseos y expectativas. Durante la primera consulta, el cirujano plástico evaluará su estado general, los depósitos de grasa y el tono y firmeza de la piel. Se le explicarán las métodos alternativos para mejorar el contorno corporal, como la abdominoplastia, y se decidirán las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para usted. Es muy importante que tanto paciente como cirujano sean francos en cuanto al resultado deseado y con los riesgos y limitaciones de cada una de técnicas a realizar.
Se le darán instrucciones acerca de cómo prepararse para la cirugía, incluyendo normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco o toma o supresión de medicamentos... Es recomendable que acuda acompañado a la clínica para regresar a casa tras el alta y, si es necesario, puedan ayudarle en casa los primeros días.

  • Anestesia y Procedimiento Quirúrgico:

La liposucción debe realizarse siempre en un quirófano, en una clínica u hospital. Dependiendo del tamaño y localización de la grasa, podrán emplearse anestesia local y sedación, epidural o bien anestesia general. En cualquiera de los casos el paciente estará dormido y no sentirá dolor.
La técnica de liposucción consiste en la aspiración de grasa mediante la introducción de una cánula que está conectada a una máquina de vacío. Esta cánula se introduce en dichos acúmulos grasos, realizando túneles en la zona previamente marcada, la grasa se rompen y se aspira. La introducción de la cánula se realiza a través de una o varias incisiones pequeñas que no dejarán marca. En caso de llevar puntos de sutura en la piel serán sólo uno por cada incisión.

resultados de liposucción

Esquemas de áreas y resultados de liposucción

La liposucción realizada por un cirujano experto es uniforme y no deja relieve ni irregularidades en la piel.
Los pacientes salen de quirófano con vendaje, faja u otro dispositivo de presoterapia dependiendo de la zona en cuestión.

Una liposucción dura entre 1 y 2 horas.

La liposucción es una técnica segura, siempre y cuando se trate de un paciente con buen estado de salud, el quirófano esté bien equipado y sea realizada por un cirujano plástico cualificado. No obstante, en algunos casos se pueden producir complicaciones, sobre todo en liposucciones extensas, entre ellas: pérdida de líquido y sangre. De ahí la preferencia de ingreso para reposición de liquido. Las complicaciones serias son muy raras. Se pueden reducir estos riesgos escogiendo a un cirujano plástico cualificado, que realice esta técnica en una clínica autorizada y siguiendo detenidamente sus instrucciones.

  • Ingreso hospitalario:

Por mayor seguridad, comodidad y por garantizar el bienestar de los pacientes, éstos permanecen en una habitación donde recuperarse tras la intervención. Cuando la liposucción es amplia preferimos ingreso para mejor control del dolor, para reposición de líquidos y para tener un seguimiento más estrecho en el postoperatorio inmediato. Cuando la liposucción es de áreas más pequeñas no precisa ingreso y los pacientes pueden marcharse a casa el mismo día de la intervención una vez recuperados. En los casos en los que permanecen ingresados el alta suele darse al día siguiente.

  • Seguimiento y Recuperación:

Los pacientes serán atendidos las 24 horas del día pudiendo trasmitir sus dudas directamente a su cirujano. Se realizarán revisiones periódicas en consulta. Las curas no son dolorosas y en caso de precisar retirada de puntos se hará a los 10-12 días de la intervención. Los primeros días puede haber molestias que se calman con la medicación indicada por su cirujano. Es de esperar que haya inflamación y hematomas las dos primeras semanas, por tanto al principio no es valorable el resultado, hay que ser paciente y esperar. Es posible y muy recomendable caminar desde el primer día de la intervención. Se le darán instrucciones de cómo y cuanto tiempo llevar la prenda de presión (venda, faja...)

Preguntas y dudas más frecuentes: