Las mujeres con mamas grandes pueden presentar algunos problemas debidos a este exceso de peso, como el dolor de espalda y de cuello o irritaciones e infecciones de la piel debajo de la mama entre otros. La finalidad de la mamoplastia de reducción es proporcionar a la mujer unos pechos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.
La reducción de mamas o mamoplastia de reducción es un procedimiento quirúrgico para disminuir el tamaño de las mamas, mediante la extirpación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, ligeras y firmes. Además puede reducir el tamaño de la areola.

  • Planificación y preparación para la Cirugía:

Desde la Primera consulta una buena comunicación y un ambiente de confianza son fundamentales para que las pacientes expresen sus deseos y expectativas. El especialista examinará a la paciente, su anatomía, sus dimensiones, la elasticidad de la piel...explicará las distintas técnicas quirúrgicas, se discutirá el tamaño y la forma que tendrán su mamas y las opciones o la combinación de procedimientos que sean mejor para cada caso en particular con los riesgos y limitaciones de cada una de ellas. Se realizará además una exploración de mamas y en algunos casos se solicitará un estudio mamográfico.
Destacar que cada paciente es diferente, con sus propias características físicas, con unas proporciones, una historia personal (embarazos, cambios de peso...) que lo convierten en único, debe indicar que resultado desea, señalar otros casos conocidos pero la decisión final debe tomarse entre el paciente y el especialista.
Se le darán instrucciones y normas sobre toma de alimentos y líquidos, tabaco y medicamentos. Es muy recomendable que algún familiar o acompañante pueda llevarle a casa tras el alta y cuando sea necesario pueda ayudarle un par de días en el hogar.
Deberá llevar a quirófano un sujetador tipo "deportivo" para emplearlo en el postoperatorio inmediato como prenda de presoterapia.

  • Anestesia y Procedimiento Quirúrgico:

La cirugía de mamas se realiza en un quirófano, dentro de una clínica u hospital. La realizamos bajo anestesia local y sedación, permaneciendo el paciente dormido durante la operación. Las correcciones mas extensas pueden requerir anestesia general.
Existen diversas técnicas, pero generalmente las incisiones tienen forma de ancla colocándose alrededor de la areola, en una línea vertical hacia abajo desde la areola y en una línea horizontal en el surco que hay debajo del la mama.

Reducción mamaria mediante incisión vertical y resultado.

Reducción mamaria mediante incisión en T invertida y resultado

A través de estas incisiones se extirpa el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se recoloca la areola y el pezón en su nueva posición; en algunos casos se puede asociar liposucción. En la mayoría de los casos la areola se mantiene unida a sus vasos sanguíneos y a su nervios, manteniendo la sensación normal o casi normal; sin embargo, en casos de grandes reducciones puede ser necesario separar completamente la areola y situarla en su nueva posición, perdiendo la sensación. Tras la cirugía se colocan unos tubos de drenaje y un vendaje alrededor de las mamas.

Una reducción mamaria dura entre 2 y 4 horas.

  • Ingreso hospitalario:

Por mayor seguridad, comodidad y por garantizar el bienestar de los pacientes, éstos permanecen en una habitación donde recuperarse tras la intervención. Preferimos ingreso en las pacientes a las que realizamos reducción mamaria por tener un seguimiento más estrecho en el postoperatorio inmediato. El alta suele darse al día siguiente.

  • Seguimiento y Recuperación:

Los pacientes serán atendidos las 24 horas del día pudiendo trasmitir sus dudas directamente a su cirujana. Las primeras horas de la intervención el dolor es escaso puesto que en quirófano administramos una solución anestésica directamente en las mamas para mejorar la analgesia tras el alta. En casa tomarán los calmantes y la medicación indicada por el especialista.
Serán revisadas en las primeras 48 horas y posteriormente, de forma periódica en la consulta, hasta el alta definitiva (1 año) y siempre que las pacientes lo deseen.
Las curas son sencillas, no dolorosas y no es necesario la retirada de puntos de sutura.

Tras la reducción puede ser normal tener una disminución de sensación en los pezones; esta situación es generalmente temporal, excepto en algunas reducciones que puede ser definitiva. Los puntos se retiran entre los 7 y 14 días; el edema no cede completamente hasta las 3 ó 6 semanas.

Preguntas frecuentes: